5 cosas que NO debes hacer si visitas la selva

Los animales exóticos atraen mucho a los turistas; así que, si te gustan de verdad, acá te dejo unos tips para que apoyes a su conservación a costa de unos likes en tu Facebook. ¿Que NO debes hacer al visitar la selva? Pues…

1. Comprar recuerdos hechos de animales

No importa que tan bacán te parezca tener un cráneo de mono, una cabeza de anaconda o una vincha de plumas de guacamayo como tu recuerdo de la selva; recuerda que a todos estos animales los han cazado ilegalmente. Especialmente en la selva norte, el control es poco, por lo que se venden productos animales con normalidad y parece legal.

2. Probar carnes exóticas

Lo sé, es tentador, pero no lo hagas. Si estás viviendo con una comunidad y te invitan un pedazo, acéptalo; pero no pagues por ella, ya que su comercio es ilegal. La caza solo se le permite a las comunidades nativas para consumo propio; no la pueden vender a foráneos. Claro, a veces lo hacen, porque hay un mercado de compradores.

DSCN1694.jpg

Carachupa, conocido como armadillo, ahumado.

3. Tomarte fotos con animales silvestres

Varias veces he entrado a una tienda y tenían loros muy bonitos, como chirricles. Provocaba tomarle una foto, ya que en libertad no es fácil tomarles una buena. Pero me acordé de la típica costumbre turística cusqueña de tomarse una foto con la pequeña llama, alpaca o cabrita, y pagar por ello. Si hay un mercado que paga por tomarse fotos con animales silvestres, y sí que lo hay, traficarán más monos, loros, boas, águilas, etc. Muchos centros turísticos tienen monos y otros animales traficados ilegalmente para atraer turistas, quienes pagan por este “servicio”. No seas cómplice.

4. Visitar “zoocriaderos” o “centros de rescate”

Las comillas son por algo; muy pocos centros están certificados, y esta certificación no siempre equivale al trato ético de los animales. Muchos animales son traficados para enjaularlos y mostrarlos en una exhibición mismo zoológico, pero sin trabajo científico, y cobrar una entrada. Rescatarlos de una traficante al comprarlo no cuenta, lo que me lleva al siguiente punto.

5. Comprar animales exóticos

Parece algo obvio, ¿no? Al visitar mercados, como el de Belén en Iquitos, podrás ver monos y armadillos amarrados, tortugas puestas de cabeza, animales nocturnos expuestos a la luz del día, entre otras barbaridades. Recuerdo una vez en el Mercado Central de Lima vi un ambulante vendiendo una ardilla, la tenía amarrada. Por pena y querer liberarla, la compré. Años después me di cuenta del error que cometí, ya que solo estuve incentivando al vendedor a seguir en ese negocio.

DSC_01922.jpg

Grupo de guacamayos (Ara ararauna) en libertad – Tambopata, Perú

Disculpa si te malogré los planes de ir a la selva, pero si de verdad quieres disfrutarla te recomiendo conocerla de verdad. Hay bastantes opciones para entrar al bosque, ver animales y disfrutar de la naturaleza sin ser cómplice de su destrucción. No quise poner fotos de animales enjaulados y sufriendo, así que acá hay una de una madre venado y su cría en libertad 😊

EK000020.jpg

Venado colorado y cría (Mazama americana) en una collpa – Manu, Perú

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s