Expedición Sucusari: Bioacústica y Monitoreo de Caza

Estuve trabajando como asistente de campo en uno de los proyectos de Mark Bowler, investigador de San Diego Zoo Global, para el cual obtuvo financiamiento por parte de Wildlife Acoustics para monitorear la caza de aves y mamíferos grandes utilizando grabadores de audio, utilizamos 20 grabadores acústicos Sound Meter 4 (SM4) para realizar el trabajo en los bosques de Sucusari, en Loreto.

El objetivo del estudio era simple: obtener un mapa acústico del bosque, grabando tanto animales como disparos, y poder localizar los puntos de caza furtiva en el bosque. Para esto diseñamos una red en el bosque a lo largo del río donde colocamos los grabadores además de cámaras trampa para contrastar la información obtenida mediante ambos métodos.

Nunca había trabajado con grabadores acústicos, pero colocarlos en los árboles no podía ser muy diferente a colocar cámaras. Los SM4 tienen la función de grabar sonidos por rangos de frecuencia, o sea puedes seleccionar si quieres solo altas frecuencias para monitorear murciélagos, por ejemplo, o frecuencias intermedias como las que oímos nosotros. Además, puedes programar el rango de horas en las que quieres que grabe, y mediante un GPS especial puedes sincronizar la hora y coordenadas.

DSCN1769.jpg

Equipo de bioacústica y de escalada.

El problema que tuvimos por el estudio que realizamos fue con la duración de la batería, ¡ya que el plan era que funcionen al menos 2 meses sin parar! Para lograr el objetivo, utilizamos baterías de carro en cajas plásticas selladas con silicona para evitar daño por lluvias. Ahora era el momento de subirlas…

Las primeras baterías las subí a puro punche, jalándolas una vez que estaba arriba. Mi cuerpo ya no daba, no podía subir decenas de baterías en unos cuantos días, teníamos que buscar otra manera. Mark, quien nos acompañó los primeros días, sugirió utilizar poleas y atar las baterías con pretina, así que regresó a Iquitos, consiguió más materiales y regresó. Gracias a la ayuda de los comuneros pudimos realizar todo a tiempo.

Untitled

Los caminos desaparecieron.

La temporada de lluvias había terminado hace poco, así que los bosques estaban inundados. Un camino había desaparecido por completo, pero igual debíamos llegar a nuestro destino. No quedaba de otra, ¡al agua! Con los brazos arriba levantando todo el equipo para que no se moje, andamos por varios minutos con el agua llegándonos a veces hasta el cuello. Por suerte nuestro destino estaba en terreno seco, y pude escalar tranquilo, aunque mojado.

Colocamos los grabadores en los árboles y cámaras en el suelo, ¡tal vez se encuentre alguna correlación! Unos meses después, Mark regresó a Sucusari para recoger los equipos, yo estaba trabajando en otro proyecto lamentablemente. Como esa expedición se realizó en temporada seca, no pudieron acceder a la mitad del bosque porque el río estaba muy bajo, ¡así que a veces hasta debían empujar el bote!

Espero con ansias los resultados una vez que se colecten todos los grabadores y cámaras, y se analicen los datos. Si te interesa saber si el experimento funcionó y qué encontramos, te recomiendo seguirme en Facebook y seguir a Mark Bowler en YouTube, que tiene videos geniales!

¡No se pierdan mi siguiente aventura!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s